Trazado, Geometría del Siglo XXI en Las Condes

Dieciséis artistas chilenos contemporáneos, algunos consagrados y otros emergentes, se reúnen en torno al arte geométrico en Trazado: Investigación Geométrica del Siglo XXI en la Sala de Arte Las Condes, muestra abierta al público hasta el 22 de abril.

Trazado viene a formar parte de una trilogía de exposiciones, todas bajo la curaduría del artista visual y teórico del arte Ernesto Muñoz, acerca de la abstracción geométrica y el arte óptico y cinético, conformada también por las exhibiciones El País Geométrico (2010) y La Ruta Geométrica (2012), ambas en el Centro Cultural de Las Condes.

Helecho en movimiento (2017), de Caterina Di Girolamo.
Ciudadela II (2015-2016), de Amelia Errázuriz.

Mientras El País Geométrico recogía el nacimiento de esta tendencia en el arte nacional, desde los caligramas de Vicente Huidobro y los estudios de Sara Malvar hasta la actualidad de ese entonces; La Ruta Geométrica homenajeaba a 50 años de la emblemática exposición Forma y Espacio de 1962 en el Museo de Arte Contemporáneo, rindiendo tributo a Ramón Vergara Grez, fundador del grupo Rectángulo, y a otros artistas nacionales que participaron de ella, como la mítica Matilde Pérez.

De esta forma, Trazado viene a cerrar el círculo (o quizás triángulo), recogiendo parte de las nuevas perspectivas que artistas de nuestros días han desarrollado sobre la abstracción y la geometría en el arte, trabajando con nuevas técnicas y búsquedas.

Recuerdos de un presente andino (2017), de Carlos Edwards.
Sin título (2016), de Daniel Errázuriz.

El arte geométrico ha formado parte importante del desarrollo del arte chileno, y no sólo desde el siglo XX. Ya incluso nuestras culturas prehispánicas trabajaban sus expresiones artísticas a partir de las formas geométricas, generando impresionantes tramas que perduran hasta el día de hoy, como lo hacían los Diaguitas en el Norte Chico. Quizás no sea mera casualidad que esta exposición coincida con El Arte de Ser Diaguita en el Museo Chileno de Arte Precolombino, que recoge el trabajo artístico y desarrollo cultural de ese pueblo hasta el siglo XVI, y con la recientemente inaugurada La Revolución de las Formas en el Centro Cultural La Moneda, que recorre 60 años del arte abstracto en Chile.

No obstante, este estilo y sus exponentes sufrieron de la indiferencia de sus pares e instituciones de sus épocas. Ni Matilde Pérez ni Ramón Vergara Grez recibieron el reconocimiento de sus colegas artistas ni el Premio Nacional de Arte, a pesar de contar con todos los méritos para ello. Sólo en 2012 se volvió a montar la retrospectiva de Pérez, MATILDEXmatilde, en Fundación Telefónica, y no hubo demostraciones institucionales en su honor tras su muerte en 2014 a los 96 años de edad. Tan sólo en 2016 se trabajó en una retrospectiva en torno a otro artista cinético, Gustavo Poblete, en el Museo Nacional de Bellas Artes, con motivo de su centenario. Y, sin embargo, es el arte cinético, óptico y geométrico en donde realmente Chile puede alzarse entre los más importantes a nivel mundial.

A pesar de todo, el arte geométrico sigue en pleno desarrollo en nuestro país, así como también a nivel latinoamericano, de acuerdo a Ernesto Muñoz, “expandiendo su influencia en el diseño y la arquitectura, y encontrando nuevos espectadores que ven en estas obras una evolución interior, abandonando la lectura formalista que se sustentó en el pasado”.

Linealismo abstracto geométrico (2017), de Andrés Hermosilla-Soliz.

Es así como los artistas presentes en Trazado innovan en distintas técnicas y materialidades para trabajar con la abstracción, además de contar con búsquedas más personales, desde la naturaleza hasta otras más místicas. Participan de la exposición los artistas Cristian Abelli, Patricio Court, María Elena Covarrubias, Caterina di Girolamo, Carlos Edwards, Amelia Errázuriz, Daniel Errázuriz, Cristóbal Guzmán, Andrés Hermosilla-Soliz, María José Mir, Mario Morales, Michelle Piaggio, Hilda Rochna, Óscar Santis, Amalia Valdés y Andrés Vio.

“Lejos de ser un arte simplista, los geométricos son muy profundos y buscan la espiritualidad,” dice Muñoz, “De hecho, Ramón Vergara Grez y Matilde Pérez, siguiendo las enseñanzas del maestro hindú Jiddu Krishnamurti, que proclamaba un arte que elevara la conciencia de la humanidad, crearon obras que plasmaran sus búsquedas”.

De momento, los artistas presentes en Trazado se mantienen aún en el mundo terrenal en cuanto a la abstracción, pero no dejan de crear un mundo sumamente emocionante y estimulante.

Amazonita (2017), de Mario Morales.
Forma Aérea (2017), de Hilda Rochna.

Destaco las piezas de Amelia Errázuriz, quien toma trozos de molduras, marcos y espejos para crear complejas elaboraciones geométricas; Daniel Errázuriz, quien se vuelca hacia el grafito sobre madera para, a mano, generar sus ilusiones de tridimensionalidad lejos del color; y el espectacular trabajo de Mario Morales con su acrílico sobre troquelado de madera superpuesto sobre otra base de madera, generando una vibración y movimiento incesante ante nuestros ojos; y la sutileza de Andrés Hermosilla-Soliz.

Si Trazado da cuenta del estado actual del arte geométrico y la abstracción en Chile, podemos decir que éste sigue gozando de buena salud, quizás más física que espiritual, y con buenas perspectivas a futuro.

Trazado: Investigación Geométrica del Siglo XXI, de varios artistas
Del 10 de marzo al 22 de abril de 2017.

Sala de Arte Las Condes
Apoquindo 3300, piso 2. Las Condes.
De lunes a viernes, de 10 a 19hrs; sábado, de 10 a 14hrs.
Entrada liberada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s