Fernando Casasempere en Bellas Artes

En el momento en que su carrera alcanzaba gran reconocimiento en Chile, Fernando Casasempere (1958) decidió emigrar. Ahora regresa a nuestro país para contarnos –sin caer en la retrospectiva– lo que ha sido su trabajo desde que se radicó en el Reino Unido en 1997, con su exposición Mi Andadura, la que se exhibe en el Museo Nacional de Bellas Artes hasta este domingo 29 de mayo.

Las cariátides del museo a través de una perspectiva de la instalación Dibujo en el Aire (2016).
Las cariátides del museo a través de una perspectiva de la instalación Dibujo en el Aire (2016).

Ocupando todo el primer piso y la sala Matta del Museo con más de 300 obras, Mi Andadura relata el camino recorrido por el artista nacional a lo largo de 30 años de carrera, en la que se ha destacado por el uso de materiales nobles como la cerámica, la arcilla y la porcelana, junto a sus innovaciones en la utilización de relaves de la minería del cobre en su trabajo.

Más que considerarse un escultor, Casasempere prefiere autodenominarse “ceramista”. Sobre esta elección, comenta “Yo quería trabajar en un medio donde los nativos de América fueron verdaderos maestros”. “Me anclé a un material netamente americano, pero elaboré mi lenguaje desde una manera contemporánea” dice.

Casasempere3

Casasempere4

Y es esa dualidad, digamos, lo que vuelve tan atractiva la propuesta de Casasempere. Puede que a primeras luces parezca muy abstracto para el visitante general, pero tan sólo es necesario poder remontarse en el tiempo hacia los primeros habitantes de nuestro continente. El trabajo presente en Mi Andadura evoca al arte precolombino, al norte de Chile y los colores del desierto. Desde lo antiguo, como lo son la arcilla y la cerámica, a la actualidad de nuestro norte, con el uso de los desechos de la minería del cobre. De esta forma, su trabajo escultórico supone un retorno al origen desde una perspectiva contemporánea en la materialidad, sin dejar de lado una perspectiva social, la que infunde en sus obras.

La muestra, sí, es un festival de contrastes. Mientras que en el subsuelo yacen en un gabinete más de mil muestras de su investigación con el material y el color, en la superficie del hall central del Museo podemos apreciar la espectacularidad de la instalación Dibujo en el Aire (2016), creada especialmente para esta exposición. Se trata de más de 13 mil flores de arcilla teñidas de violeta (“Porque es un color bonito”, en palabras del artista) que brotan hacia el cielo desde el piso y que cuelgan en el cielo hacia el suelo, creando una escultura de aire entre ambos jardines. La instalación recuerda especialmente a su anterior trabajo Out of Sync (2012), compuesto por 10 mil narcisos de arcilla pintados con polvos de relave cuprífero y montados sobre tallos de fierro, los que fueron instalados por Casasempere en los jardines de la Somerset House de Londes, en el marco de los Juegos Olímpicos. Estos narcisos posteriormente fueron montados sobre la Plaza de la Ciudadanía, frente al Palacio de La Moneda, ese mismo año, para ser finalmente donados a la ciudad de Antofagasta e instalados en el Parque Cultural Ruinas de Huanchaca (y otros pocos en junto al Centro de las Artes 660 de CorpArtes). Dibujo en el Aire actúa en la medida que se han comenzado a mover las exhibiciones en Santiago, adaptándose a las nuevas “costumbres” del público: también apela al asombro necesario (y permitido) para que el visitante tome abundantes fotografías (y selfies), muy útiles para promocionar en redes sociales la exposición (pensemos en la Sala de la Obliteración de Yayoi Kusama, un hito en la fotografía de exhibiciones artísticas en Chile, y en el toro inflable dorado que flotó en el mismo espacio del Museo en 2015).

Instalación Dibujo en el Aire (2016).
Instalación Dibujo en el Aire (2016).
Un extenso gabinete en la Sala Matta.
Un extenso gabinete en la Sala Matta.
Casasempere8
Parte de las más de mil muestras de la investigación de Casasempere.

Casasempere9

En las salas del primer piso podemos apreciar obras de mediano tamaño, desde la representación que hizo de la ciudad de Venecia con formas y bloques de cerámica gres montados sobre estructuras metálicas en Venice Landscape (2007), a su trabajo con esculturas con figuras antropomórficas en arcilla y los craquelados en papel tratados con relaves, evocando la tierra quebrada del desierto.

En el marco de Mi Andadura, Casasempere junto a Ediciones Puro Chile desarrollaron talleres para niños en conjunto con el área de Mediación y Educación el Museo y Fundación Caserta. Junto a estas actividades, el artista también realizó diversas visitas guiadas a la exposición, estando la última de éstas planificada para el último día de exhibición este domingo 29 de mayo, que coincide con el Día del Patrimonio Cultural.

Casasempere5

Casasempere6
Blocks (2011).
La instalación Dibujo en el Aire desde el segundo piso del museo.
La instalación Dibujo en el Aire desde el segundo piso del museo.

Mi Andadura, de Fernando Casasempere
Del 30 de marzo al 29 de mayo de 2016.

Museo Nacional de Bellas Artes
Parque Forestal s/n, Santiago.
De martes a domingo, de 10 a 18.45hrs.
Entrada liberada.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s