Iván Navarro en CorpArtes

Una Guerra Silenciosa e Imposible, la primera retrospectiva en Chile del artista nacional radicado en Nueva York Iván Navarro (1972), comienza a despedirse del Centro de las Artes 660, más conocido simplemente como CorpArtes.

Hasta el 18 de octubre 8 de noviembre se encontrará abierta la muestra en el recinto de Las Condes, la que no consiguió superar ni igualar la efervescencia provocada en el público por su antecesora, Obsesión Infinita de la japonesa Yayoi Kusama, durante el primer semestre de 2015.

Death Row (2006-2009).
Death Row (2006-2009).
Pink Electric Chair (2006) y Reja CorpArtes (2011-2015).
Pink Electric Chair (2006) y Reja CorpArtes (2011-2015).

Veintitrés obras, entre instalaciones, objetos y video, componen la exposición, cuya intención era suponer una “experiencia contemplativa” e “inactiva” utilizando la electricidad, luz artifcial, abismos y reflejos infinitos.

Quizás haya sido la falta de (una mejor) mediación —que incluyó una poco concurrida charla con el artista en el teatro del recinto— o la ausencia de obras y espacios que permitieran a los visitantes tomarse mejores selfies, o el hecho que la exposición se basara en tres trucos que el artista repite a lo largo de ésta, como lo son la reflexión al infinito a través de juegos de espejos (algo también presente en la muestra de Kusama), la iluminación de objetos —sillas, mesas y una reja— con tubos fluorescentes y la creación de figuras (humanas simplificadas, esvásticas, el recurso da para mucho) con los mismos materiales.

Tal vez es esa “experiencia contemplativa” la que lleva a la pasividad y falta de reflexión por parte del público ante la obra, salvo en dónde ésta es prácticamente literal, como en Cohecho (2013) o The Briefcase (Four American Citizens Killed By Pinochet) (2004). Se ven objetos luminosos —todos en la exposición— pero poco más allá de un truco que se repite una y otra vez y bien podría aplicarse sin distinción a otros objetos o temas.

BOMBOMBOMB (2015).
BOMBOMBOMB (2015).
Nowhere Man IV (2009).
Nowhere Man IV (2009).
Cohecho (2013).
Cohecho (2013).

Inclusive, la última instalación de Una Guerra Silenciosa e Imposible, la sala de estar The Music Room (2014-2015), buscaba invitar al visitante a quitarse los zapatos y acomodarse en sus espacios con espuma de polietileno mientras ¿bailaban? al ritmo de la música del sello independiente perteneciente a Navarro, Hueso Records. Sin embargo, y en cada una de las tres visitas que realizamos en distintas semanas, los espectadores sólo entraban, miraban alrededor con gesto confuso, y se marchaban a los veinte segundos máximo.

Mención aparte merecen las obras mejor logradas y que cumplen este propósito a su cabalidad, a nuestro parecer, como To Speculate (2010), en la que centavos son reflejados hasta el infinito en una reflexión sobre la especulación financiera, o la instalación Death Row (2006-2009).

To Speculate (2010).
To Speculate (2010).
Black Electric Chair (2006).
Black Electric Chair (2006).

De una u otra forma y más allá de nuestras conjeturas, la conclusión luego de nuestras distintas visitas y tras tomar la impresión de los asistentes cada vez, fue la misma: mucho ruido y pocas nueces. Y algunas bonitas fotos en Instagram.

Una Guerra Silenciosa e Imposible de Iván Navarro
Del 7 de agosto al 8 de noviembre.

Centro de las Artes 660 – CorpArtes
Rosario Norte 660, Las Condes.
Lunes a domingo, de 10 a 19 horas.
Entrada liberada.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s