La Vida Eterna de Guillermo Lorca en Bellas Artes

Con 30 años recién cumplidos, Guillermo Lorca debe ser quizás el artista vivo más joven en exponer en solitario en el Museo Nacional de Bellas Artes. Con 24 óleos de mediano y gran formato creados en los últimos tres años, Lorca se hace presente con su muestra La Vida Eterna en el Ala Sur del museo, la que se encontrará abierta hasta el 25 de mayo 29 de junio.

La obra de Lorca (1984) diría que es una que se aprecia en tres tiempos. Primero, es inevitable quedar impresionado ante la grandiosidad de cada pintura, tanto por los grandes formatos con los que trabaja como por su técnica y estilo, que recuerda a Velázquez, Caravaggio y al nacional Claudio Bravo. Luego, uno empieza a tomar noción de sus personajes, ambientes y formas, siempre cercano a un realismo opulento, lleno de detalles y en el que abundan perros de distintas razas, animales de campo y niñas inocentes a primera vista. Finalmente llega el shock de las historias que se entraman en cada obra, enfrentando los escenarios brutales que éstas configuran.

Entrada a la exposición.
Entrada a la exposición.

Es especialmente fascinante la forma en que Lorca utiliza su técnica, que a ratos podría parecer anacrónica para el contexto artístico actual pero que logra usar, a su vez, como un contraste con los temas que desarrolla, cercanos a la pérdida de la inocencia y la muerte. Ya lejos del retrato que cultivó en años anteriores (como los que es posible ver en la estación Baquedano del Metro de Santiago, con sus monumentales Rostros del Bicentenario), desde hace unos años que está sumergiéndose en otras aguas más turbias.

Él mismo lo explica en declaraciones a Revista Qué Pasa: “Me pasa que la pintura tradicional que yo manejo, en la técnica, no me hace mucho sentido si me enfoco sólo en repetir lo que ya se hizo muy bien en otra época. Encuentro más interesante tomar esos recursos técnicos y llevarlos a un imaginario personal, más perturbador, dándome todas las libertades y tomando influencias que los antiguos maestros no pudieron tener”.

Las gemelas II.
Las gemelas II.
Fiesta de Disfraces. Ⓒ Guillermo Loca
Fiesta de Disfraces. Ⓒ Guillermo Lorca

Dentro de esas libertades que menciona se encuentran las historias que encarnan sus pinturas. También en entrevista con Qué Pasa, Lorca afirma que busca “transmitir la sensación de ciertas pulsiones primitivas. La idea es llegar a la fibra sensible que hay en todo ser humano. Me interesa la relación entre la muerte y el erotismo, y cuando esto está presente antes de que lo cultural marque más su separación. He ahí por qué trabajo con niños y animales: quiero que mis cuadros remitan a esa etapa, que los personajes sean libres, amorales”.

Se trata de una exposición intensa: visualmente barroca y temáticamente espeluznante y tenebrosa, pero siempre manteniendo un certero equilibrio entre ambas partes. Lorca logra crear imágenes armoniosas y bellas, las que van atrapando al espectador hacia las historias que éstas cuentan.

Casita de dulces II. Ⓒ Guillermo Lorca.
Casita de dulces II. Ⓒ Guillermo Lorca.

A riesgo de ser linchado, debo decir que en mi visita a Bellas Artes fui con la primera intención de ver la retrospectiva de Sergio Larraín, que también se muestra en el museo actualmente, pero a mi juicio es Guillermo Lorca quien termina por robarse las luces en esta ocasión. Así da gusto.

Les dejo este video realizado por el equipo de Arte Al Límite con Guillermo Lorca a finales del año pasado. En él, el artista comenta su proceso creativo y de trabajo, y podrán ver más de las obras que actualmente se exhiben en La Vida Eterna y que en esta ocasión no pude fotografiar para ilustrar esta entrada porque los guardias estaban especialmente aguja con eso, en las inauguraciones uno se puede aprovechar del pánico.

Actualización: El Museo Nacional de Bellas Artes ha decidido extender hasta el 29 de junio la exhibición. ¡Felicitaciones a Guillermo por el gran éxito!

Afiche La Vida Eterna, Museo Nacional de Bellas Artes.
Afiche La Vida Eterna, Museo Nacional de Bellas Artes.

La Vida Eterna, de Guillermo Lorca
Curadora: Yael Rosenblut.
Del 2 de abril al 29 de junio de 2014.

Museo Nacional de Bellas Artes
Parque Forestal s/n, Metro Bellas Artes.
Santiago de Chile.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s